Receta de Pizza de San Valentín

Receta de Pizza de San Valentín

¿Qué os ha parecido mi Ensalada de apio, piña y manzana ácida como primer plato para el menú de San Valentín? Seguro que bien, resulta una receta muy original y cargada de contrastes con la que sorprender y enamorar a quien tenga la suerte de ser invitado. Aunque, si se trata de sorpresas, seguro que el plato que os voy a preparar a continuación ganaría el primer premio por su presentación: Pizza de San Valentín. ¿Alguien había pensado alguna vez en un corazón de pizza? Pues mañana podréis compartir el vuestro, tanto el cocinado a partir de esta receta como el que os palpita dentro del pecho…

Pizza de San Valentín

21

Tiempo total: 1 hour

Número de comensales: 4 personas

Pizza de San Valentín

Ingredientes

  • Para la masa:

  • 1 kilo de harina de fuerza.
  • 50 gramos de levadura prensada de panadería.
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen.
  • 400 gramos de agua tibia.
  • 2 cucharaditas de café de sal.

  • Para el relleno de la pizza:

  • 1 bolsa de rúcula.
  • tomate frito.
  • 400 gramos de queso rallado tipo mozzarela.
  • 16 huevos de codorniz.
  • 16 lonchas de bacon.
  • 16 champiñones cortados en láminas.
  • 16 tomates cherry.
  • Orégano.

Preparación

Ponemos la harina en un bol reservando una taza para que no se nos pegue después la masa. Añadimos la sal a la harina del bol y mezclamos con las manos. Aparte, calentamos el agua en el microondas hasta que adquiera una temperatura tibia, pasando a disolver en ella la levadura de panadería. Vertemos este agua lentamente en la harina con la sal, amasando con las manos, hasta que haya absorbido todo el agua. Pasamos la masa a la mesa y la trabajamos hasta que coja cuerpo, espolvoreando harina en el caso de que se nos pegue a las manos. Una vez comprobemos que la masa no se fragmenta fácilmente y tiene consistencia (podemos añadir un poco de agua o harina en el caso de que falte), añadimos el aceite, pasando a trabajarla de nuevo. La masa debe despegarse fácilmente de la mesa sin dejar rastro, teniendo una consistencia elástica. Hacemos una bola con ella, la introducimos dentro de un bol, tapamos con un trapo húmedo y la dejamos reposar en una zona templada de la casa durante 20 minutos más o menos.

Una vez transcurrido el tiempo, comprobaremos como la masa de la pizza habrá doblado el volumen. Entonces, enharinamos la superficie de trabajo y colocamos sobre ella a nuestra masa, dividiéndola en cuatro trozos y haciendo una bola con cada uno de ellos. Colocamos las cuatro bolas sobre una bandeja de horno, separadas entre sí suficiente espacio, y las tapamos con el trapo húmedo, dejando que vuelvan a subir durante media hora en una zona templada.

Enharinamos de nuevo la mesa y, con la ayuda de un rodillo, estiramos la masa haciendo una forma redonda (al ser una masa elástica, esta intentará retroceder constantemente). Hay que estirarla más del diámetro que necesitemos, ya que encogerá todavía más cuando la horneemos. Una vez la masa de la pizza de San Valentín ya esté estirada, la recortamos en forma de corazón con la ayuda de un cuchillo, dejando las pizzas a punto para condimentar. Encendemos el horno a 180 º C y, mientras se calienta, extendemos una capa de tomate frito sobre cada pizza sin llegar a los bordes, después la rúcula, el bacon, los champiñones, el queso rallado, los tomates cherry partidos y el orégano. Horneamos durante diez minutos cada pizza sobre una fuente de horno colocándola en la parte media. La sacamos e incorporamos a la superficie de la pizza los huevos de codorniz. Horneamos durante 5 minutos más. El tiempo puede variar dependiendo del tamaño y potencia del horno.

Montaje del plato.

Servimos cada Pizza de San Valentín sobre un plato más grande que la propia pizza, poniéndola sobre la mesa según salga del horno.

Observaciones.

-Si queréis hornear la pizza con horno de ventilación (convección), tenéis que tener cuidado, ya que la masa puede quedar cruda y el relleno terminado. En este caso, hay que precocer la masa estirada durante diez minutos. Después se rellena y se hornea de nuevo otros diez minutos.
-La levadura prensada se vende en muchos supermercados, estando disponible en la nevera, junto a los yogures. Se conserva fresca.
-Si os sobra masa de pizza, se puede congelar envuelta en papel film para que no se seque. Os recomiendo que lo hagáis una vez la masa esté ya estirada.
-Esta pizza de San Valentín tiene unos ingredientes orientativos. podéis añadir los que más os gusten, manteniendo la masa como base.

Deja un comentario