Dispensadores de cápsulas de café

Está claro que la preparación del café en casa ya nunca más volverá a ser la misma, con el aluvión de máquinas de café de cápsulas que existen actualmente en el mercado el molido y filtrado del café ha pasado a la historia. Y es que Nespresso abrió el camino a través del cual el resto de marcas también han transitado, ofreciendo la manera más rápida, limpia y eficiente de preparar el mejor café espresso. Y en casa, sin necesidad de ir al bar a pedir una taza. Pero claro, todo tienen sus inconvenientes, sobre todo por el tamaño de las cápsulas de café: demasiado pequeñas y poco manejables como para tenerlas bien a mano en la cocina. Aunque eso también tiene fácil solución: los dispensadores de cápsulas de café, la manera más elegante y práctica de que no estorben todas esas variedades que esperan su turno en la cafetera Nespresso o Dolce Gusto.

Si sois de los que acostumbráis a variar de estilos de café, compartiendo vuestros gustos con los de la familia y posibles invitados, seguro que disponéis de diversas variedades de cápsulas de café con las que deleitar un momento de relax, despertar a los sentidos de buena mañana o, simplemente, compartir una taza con quien más os quiere, disfrutando al máximo de vuestra cafetera Nespresso o Dolce Gusto. Y también podréis distribuir toda esa colección de cápsula con un dispensador de cápsulas a juego con la calidad del café, de elegante diseño y aprovechando al máximo el escaso espacio que tienen la mayor parte de las cocinas. Incluso existen modelos de dispensadores de cápsulas de café magnéticos, para que podáis tenerlas a mano disfrutando de una buena taza con sólo acudir a la puerta del frigorífico. ¿Tenéis una m´quina Nespresso o Dolce Gusto? Pues elegid vuestro dispensador de cápsulas de café, os resultarán doblemente cómodos.

  • Bea

    Para mí fue una muy buena compra. Queda muy bien en la cocina, mucho mejor que las cajas de cartón, que nunca sabemos dónde ponerlas y soempre quedan feas.

  • José Carlos

    Este dispensador tiene tres problemas, uno que ocupa un espacío en la cocina dos, que las capsulas se impregnan del vapor propio de una cocina y del polvo del ambiente, y tres, que tienes que colocar las capsulas un a una,yo tube uno y lo tire a la basura ya que me regalaron uno que es una pasada, se llama Coffeebox.